Cuando se trata de romper relaciones laborales dentro de una empresa, el proceso de despedir a un trabajador fijo es uno de los más complicados. Se debe a que la empresa, antes de proceder, debe acogerse a diferentes causas legales que justifiquen el despido para evitar caer en sanciones legales o incluso se el objetivo de una denuncia. Por lo tanto, antes de despedir a tu empleado, primero debes considerar una serie de aspectos.

Por suerte, una vez conoces todos los elementos que debes considerar a la hora de despedir a un trabajador fijo, se hará mucho más sencillo de lo que crees. En este artículo te explicaremos sobre las razones que se considerar como válidas para despedir a alguien y todo lo que tienes que hacer durante el proceso de ruptura laboral. ¿Prefieres que alguien más haga el proceso de manera profesional? Nuestros asesores laborales se encargan.

Razones válidas para despedir a un trabajador fijo

La buena noticia es que despedir a un trabajador fijo siempre y cuando exista una razón para ello. Cuando esta no existe, se le suele considerar como despido improcedente, lo cual puede tener consecuencias. Sin embargo, cuando la causa está presente, el despido se puede categorizar como objetivo o disciplinario. En el caso de las extinguir el contrato por causas objetivas, estos son los fundamentos que suelen justificarlo.

Ineptitud del empleado luego de su integración

Es válido despedir a un trabajador fijo cuando este no cumple con sus tareas de manera adecuada o no cuenta con las habilidades necesarias para estar a la altura del puesto. Sin embargo, esta causa solo es válida cuando se presenta luego de la integración en la empresa. Si la ineptitud se observaba durante un periodo de prueba, entonces no podrá alegarse como justificación.

Cuando no se puede adaptar a los cambios

Las empresas constantemente se encuentran cambiando y agregando nuevas herramientas que permitan agilizar los procesos. Debido a la rápida evolución, existe la posibilidad de que algún empleado no se esté adaptando apropiadamente a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabaja y esté causando obstaculización a los demás.

Por otro lado, antes de poder proceder con el despido es necesario ofrecer al trabajador un curso destinado a facilitar la adaptación. Si esto aún no arregla el problema, despedir al trabajador fijo deberá hacerse como mínimo luego de dos meses desde la modificación técnica.

¿Cómo es el despido por causas objetivas?

Cuando existe alguna de las causas anteriores, el empresario debe despedir a un trabajador fijo a través de un comunicado por escrito. Es decir, la carta de despedido. En esta se debe especificar la razón del cese de la relación laboral y la fecha en el que se hará efectivo. Asimismo, cuando es bajo estas causas se debe entregar una indemnización al empleado; a menos que el despido sea por falta de liquidez de la empresa.

Además de eso, la empresa tiene la obligación de otorgar al empleado un plazo de 15 días antes de que el despido se haga efectivo. En este plazo el empleado cuenta con ciertas horas al día para buscar empleo.

¿Cómo despedir a un trabajador fijo por causas disciplinarias?

Ahora, despedir a un trabajador fijo por razones disciplinarias es mucho más directa y rápida que la anterior. Esta se hace posible cuando existe un incumplimiento grave y culpable por parte del trabajador. Es decir, cuando el empleado desobedece deliberadamente en el trabajo, cuando falta de manera repetitiva al horario laboral, incurre en ofensas verbales y físicas tanto al empresario como a compañeros de trabajo, entre otros.

Al igual que con el punto anterior, el despido disciplinario debe comunicarse el empleado a través de una carta de despido. Asimismo, se incluye las razones por las que se termina el contrato, además de la fecha y hora en la que la terminación se hace efectiva. La principal diferencia con el punto anterior es que, en este caso, el empleado no tendrá derecho a una indemnización.

Por otro lado, es posible que el comportamiento del empleado haya perjudicado a otras personas, como podría pasar en actitudes de acoso por razones raciales o religiosas y la embriaguez habitual. En estos casos, es posible realizar un convenio colectivo para establecer otras exigencias a la hora de despedir a un trabajador fijo.

Sea cual sea la razón, despedir a un trabajador fijo no es un proceso sencillo. La mejor manera de logarlo de forma segura es contando con asesoría profesional por parte de asesores laborales. ¡Nosotros podemos ayudarte!

Apúntate a nuestra newsletter.

Recibirás una selección de noticias de interés.

Gracias por suscribirte a nuestra newsletter.
Parece que ha sucedido un error, inténtalo más tarde.

Seguir leyendo

Haz tu consulta personalizada.

Escríbenos y te asesorará uno de nuestros profesionales.

Enviar un E-mail
685 999 211