Constituir una sociedad para pagar menos impuestos es una práctica muy común entre autónomos. De esta manera, los individuos pasan de tributar en el IRPF a ser sujetos pasivos del impuesto sobre sociedades. Este último suele tener muchos más beneficios y exigencias más limitadas, haciendo que sea mucho mejor a la hora de manejar grandes capitales. Sin embargo, siempre es necesario tener en cuenta que existen una gran variedad de aspectos a considerar antes de hacer este cambio de forma jurídica.

Se debe a que no todas las razones para constituir una sociedad para pagar menos impuestos son válidas. Además, existen momentos exactos en los que hacer el cambio jurídico puede resultar más beneficioso. Como asesores fiscales expertos en el tema, te explicamos algunos de los puntos clave a tener en cuenta para que puedas sacarle el máximo provecho a esta estrategia de planificación fiscal.

Principales aspectos a tener en cuenta al constituir una sociedad para pagar menos impuestos

Constituir una sociedad para pagar menos impuestos no es una tarea sencilla. Sin embargo, es una estrategia muy efectiva en varios aspectos. Se debe a que el contribuyente tiene la libertad de elegir la tributación que ofrezca más beneficios para su situación; sin embargo, esta se verá condicionada por la forma jurídica elegida, la cual no siempre tiene todos los beneficios que quisiéramos.

Además, mientras que todos los contribuyentes tienen la libertad de elegir la forma jurídica de preferencia; la elección puede verse limitada por ciertas condiciones, como el capital aportado y también por la responsabilidad que la persona esté dispuesta a asumir. Se trata de una decisión que debe tomarse con mucho cuidado y bajo un análisis minucioso para conseguir los mejores beneficios.

Por otro lado, también es necesario considerar que mientras constituir una empresa para pagar menos impuestos es muy común y se puede hacer de manera legal; ningún contribuyente se encuentra bajo el derecho de usar de manera fraudulenta las empresas creadas para reducir la tributación de personas físicas. Esto se vigila muy cerca por la Agencia Tributaria, sobre todo cuando se trata de artistas y deportistas famosos.

Razones por las que un autónomo decide crear una sociedad para pagar menos impuestos

Ahora, mientras que constituir una sociedad para pagar menos impuestos, debe hacerse con mucho cuidado y muchas veces bajo asesoría profesional; lo cierto es que los beneficios son bastante grandes. Te mencionamos algunos de los más importantes.

Limitación de la responsabilidad

Cuando eres autónomo, muchas veces debes responder con tus propios bienes. Esto te pone en gran desventaja y en peligro de perder todo tu dinero. Sin embargo, al construir una sociedad puedes elegir una de responsabilidad limitada, lo que permite evitar el riesgo personal a medida que aumenta con el crecimiento del negocio.

Menos impuestos

Dependiendo del volumen de ingresos, es mucho más rentable constituir una empresa para pagar menos impuestos que tributar a través de IRPF.

Mejoras la imagen de tu empresa

Si trabajas con clientes, proveedores y con distribución, constituir una sociedad para pagar menos impuestos también puede ayudarte a mejorar tu imagen. Después de todo, una sociedad se ve mucho más sólida y confiable que un negocio de autónomo.

Captar inversores

Contar con una sociedad puede ayudarte a crecer tu empresa más rápido a través de la captación de inversores; beneficio que requiere tener una sociedad en la mayoría de los casos.

¿Cuándo deberías crear una sociedad para pagar menos impuestos?

Todos los negocios tributan de manera diferente dependiendo de su forma jurídica y sus ingresos. Por lo tanto, también existe un momento ideal en el que constituir una sociedad puede resultar más beneficiosos para pagar menos impuestos.

En términos generales, se recomienda a los autónomos constituir una sociedad a partir de una base imponible que se encuentre entre los 40.000 y 50.000 euros. Se debe a que el IRPF es un impuesto progresivo, por lo que a ingresos altos los impuestos se vuelven mayores. En cambio, con una sociedad el impuesto se sitúa tan solo en el 25%. Además, cuando son de nueva creación, el primer periodo impositivo se reduce al 15%.

 

Apúntate a nuestra newsletter.

Recibirás una selección de noticias de interés.

Gracias por suscribirte a nuestra newsletter.
Parece que ha sucedido un error, inténtalo más tarde.

Seguir leyendo

Haz tu consulta personalizada.

Escríbenos y te asesorará uno de nuestros profesionales.

Enviar un E-mail
685 999 211