Cuando tienes un negocio o percibes altos ingresos en una empresa o como autónomo, adquieres una serie de responsabilidades fiscales. El pago de impuestos es uno de esos compromisos, pero hay condiciones que pueden modificar el modo o la cantidad de dinero a pagar. Por ejemplo, hay gastos que son deducibles: puedes entregar algunos requisitos, pero ¿qué pasa si no tienes facturas?

Qué son los gastos deducibles

Los gastos deducibles son aquellos gastos contables o gastos fiscales no contables que pueden reducirse del monto total que calcula el pago de tributos. Algunos tipos de impuestos permiten que para su cálculo algunos gastos sean ignorados de los ingresos fiscales computables. Luego de deducirlos, se calcula la base imponible del tributo. Para que esto aplique serán exigidos una serie de requisitos de comprobación.

¿Qué hace que un gasto sea deducible?

Cuando inicias una actividad comercial como empresa o autónomo, o por alguna razón empiezas a pagar impuestos, surgen muchas dudas sobre su cálculo. Entre esas dudas está si algunos de tus gastos pueden ser deducibles, para así tener un beneficio en el cálculo del impuesto (menos dinero). Los gastos deducibles son aquellos que están directamente relacionados con las actividades de la empresa o negocio.

Debe ser un gasto necesario para realizar la actividad comercial a la que se dedica la empresa o persona. El gasto debe estar sustentado con factura original o documento equivalente. El propio contribuyente (persona/empresa) debe figurar como quien paga tales facturas. El importe debe ser coherente con los beneficios obtenidos tras su pago. Debe estar contabilizado en los libros y declarado a Hacienda.

Gastos deducibles sin factura

La Agencia Tributaria es clara, para deducir gastos fiscales es necesario justificarlos mediante facturas u otro documento sustitutivo avalados por la ley. De modo que, esta última parte nos da la posibilidad de reducir gastos sin tener facturas, pero sí con otros documentos. Algunos gastos deducibles sin facturas pueden ser gastos de seguros, escrituras públicas; comisiones, intereses y otros gastos financieros.

También algunos contratos de arrendamientos, transmisiones, etc., y algunos gastos tributarios, es decir, otros impuestos. Por lo que, son muchos los gastos que pueden deducirse del total de gastos para que finalmente los impuestos sean menores de lo esperado. Un contrato puede ser un sustitutivo de una factura, allí ambas partes son participantes de la actividad que menciona. También sirven algunos tickets.

Gastos no deducibles

Los gastos que se pueden deducir son aquellos directamente relacionados con una actividad de explotación o financiera, según el contribuyente (empresa, autónomo o particular). Esto quiere decir que pagos como multas, sanciones, pérdidas de juego, donativos y otros similares, no son deducibles. Por otra parte, existen gastos deducibles que no podrán ser reducidos en su totalidad, sino una parte de ellos.

Los gastos no deducibles del tipo financiero, probablemente no sea posible deducirlos en un año, pero sí en otros. Hay que saber cuándo y qué pagos se pueden eliminar para calcular los impuestos. Lo mejor será asesorarse con un experto que pueda determinar rápidamente qué documentos debemos recopilar para reducir el pago del impuesto. En estos temas es mejor no improvisar.

En resumen, Hacienda acepta la entrega de contratos alquiler, pago a empleados, seguros, préstamos etc., como un documento que confirma gastos financieros o fiscales. Sin embargo, desde Asesoría NG recomendamos siempre la exigencia de facturas. Es mejor tenerlas, aunque finalmente no las usemos. El uso de tickets puede ser aceptados si se relacionan con la actividad y si además el gasto se puede sustentar.

Busca la ayuda de expertos

Para resolver dudas o encargarnos del calculo de tributos considerando los gastos deducibles, ponte en contacto con Asesoría NG. Tenemos más de 25 años ayudando a autónomos y empresas a cumplir con sus responsabilidades fiscales. Siempre con el compromiso de evitar que nuestros clientes tengan inconvenientes con Hacienda. Disponemos de un equipo de profesionales que serán tus mejores aliados.

Tanto empresas, autónomos y particulares necesitan estar al día con el pago de impuestos. De esta manera el contribuyente no presentará problemas que puedan resultar en otros más graves. De allí la importancia de tributar en los lapsos establecidos en la normativa. Tenemos todas las herramientas para asesorar a todo tipo de contribuyentes, solo debes ponerte en contacto y solicitar una cita.

Apúntate a nuestra newsletter.

Recibirás una selección de noticias de interés.

Gracias por suscribirte a nuestra newsletter.
Parece que ha sucedido un error, inténtalo más tarde.

Seguir leyendo

Haz tu consulta personalizada.

Escríbenos y te asesorará uno de nuestros profesionales.

Enviar un E-mail
685 999 211